viernes, 18 de agosto de 2017

Viernes de valores. Todos deberíamos ser feministas, de Chimamanda Adichie.


¡Hola lectores! Hoy es Viernes de valores, es Friday con F de Feminismo, y yo les traigo una entrada peculiar. No quiero decir que es una “reseña”, porque “Todos deberíamos ser feministas” de Chimamanda Adichie no es precisamente un libro sobre el cual pensar mucho sino que es un libro que te hace pensar mucho, así que voy a encarar este post como una invitación, y espero que me digan en los comentarios si la aceptan o no.

Quiero primero contarles un poco de la autora, pero 1) como no somos amigas íntimas recurrí a San Google, y 2) como no quiero abrumarlos con datos que seguro no voy a verificar, recomiendo que los que se queden con ganas de saber más sobre Chimamanda lean sus libros la googleen (no usa twitter, lo que es triste porque creo que en 140 caracteres podría cambiar el mundo).

Resultado de imagen para chimamanda adichie
Chimamanda Ngozi Adichie (Enugu, Nigeria, 15 de septiembre de 1977) es una escritora, mujer, negra, feminista, que tiene 36 años y vive entre Nigeria y Estados Unidos.

Datos: A los diecinueve años consiguió una beca para estudiar comunicación y ciencias políticas en Filadelfia. Después cursó un máster en escritura creativa en la Universidad John Hopkins de Portland. Tiene publicadas cuatro novelas: La flor púrpura, Medio sol amarillo galardonada con el Orange Prize for Fiction), Algo alrededor de tu cuello y Americanah (galardonada con el Chicago Tribune Heartland Prize 2013 y el National Book Critics Circle Award en 2014). 

Empecé a leer Americanah y OMG GUYS. Destila feminismo y #BlackLivesMatter y no veo la hora de terminarla y traerles LA reseña 😉

Resultado de imagen para chimamanda ngozi adichie todos deberiamos ser feministasSu pequeño libro “Todos deberíamos ser feministas” (de apenas 55 mini páginas) es una versión revisada del emblemático discurso que dio Chimamanda en 2012 en “TEDxEuston” sobre lo que significa ser feminista en el siglo XXI (el “TEDxEuston” es un ciclo de conferencias centrado en África que abarca diversos temas políticos, culturales, económicos y sociales).

La presentación oficial nos dice: “Ser feminista no es solo cosa de mujeres. Chimamanda Ngozi lo demuestra en este elocuente y perspicaz texto, en el que nos brinda una definición singular de lo que significa ser feminista en el siglo XXI. Con un estilo claro y directo, y sin dejar de lado el humor, esta carismática autora explora el papel de la mujer actual y apunta ideas para hacer de este mundo un lugar más justo”.

Y básicamente es eso. 

Ya en la Introducción (literalmente en la primer carilla) Chimamanda nos da una clara muestra de su pensamiento intransigente y comprometido, recordando otra charla que dio en un distinto simposio de TED. Nos dice que “los estereotipos limitan nuestro pensamiento y le dan forma” y de ahí en más se dedica a dar por tierra con muchos estereotipos sobre la mujer, el hombre, África, el mundo.

A través de humorísticas pero dolorosamente crudas historias de diversos episodios a lo largo de su vida, Chimamanda se ríe de los estereotipos absurdos del estilo “las feministas son mujeres infelices porque no encuentran marido”, y en pocas y directas palabras hace que te dejes de reír y empieces a pensar.

Como yo soy feminista (no soy Chimamanda y todavía estoy aprendiendo, pero jamás tuve miedo de definirme como feminista ni de decir que tengo mucho por aprender, so), y como siempre estoy leyendo algo respecto al feminismo (o al menos lo hago desde una óptica feminista) no puedo decir que las cuestiones que expone Chimamanda me hayan supuesto un descubrimiento o una sorpresa.

“A menudo cometo la equivocación de pensar que algo que a mí me resulta obvio es igual de obvio para todo el mundo”

Así, cuando ella (citando a la premio Nobel Wangari Maathai) dice“cuanto más arriba llegas, menos mujeres hay” mi reacción fue apretar los dientes, negar con la cabeza y seguir leyendo. No paré y me puse a pensar si eso sería cierto. Por supuesto que es cierto. Tengo bien en claro que eso es cierto. Pero ojo, no crean que saberlo hace que me enoje menos. Al contrario.

Conocer una situación no es lo mismo que aceptarla. Yo conozco los números, yo conozco la currícula. Sé lo que les enseñamos a las chicas, a las mujeres. Sé cuántas desaparecidas hay por día en mi país. Sé cuántas chicas fueron encontradas muertas esta semana. Sé todo lo que hay que saber sobre la evolución del papel de la mujer en el Derecho (Facultad, profesión liberal, Poder Judicial) en los últimos cincuenta años. ¿Y saben qué hago con ese conocimiento? Dejo que me llene y ME ENOJO. Como dije en un post anterior, ANGRY GETS SHIT DONE.

Imagen relacionada

Me reí cuando leí que Chimamanda tenía una reacción similar:

“Claro que [mi artículo] era rabioso. La situación actual en materia de género es muy injusta. Estoy rabiosa. Todos deberíamos estar rabiosos. La rabia tiene una larga historia de propiciar cambios positivos.”

Verán, “si hacemos algo una y otra vez, acaba siendo normal. Si vemos la misma cosa una y otra vez, acaba siendo normal… Si solo vemos a hombres presidiendo empresas, empezará a parecernos <natural> que solo haya hombres presidentes de empresas”. Yo ya di ese paso, ya me di cuenta de que “normal” no es lo mismo que "lógico", ni "justo", ni "bueno". Sólo es costumbre. Solo es cultura. Y Chimamanda nos recuerda, en voz alta y sin tapujos, que

“La cultura no hace a la gente. La gente hace la cultura. Si es verdad que no forma parte de nuestra cultura el hecho que las mujeres sean seres humanos de pleno derecho, entonces podemos y debemos cambiar la cultura”

"La cultura es todo lo que el hombre hace, crea o desarrolla", me dijeron hace unos quince años en la escuela. Yo agrego “y la mujer” (porque and when I met Thomas Jefferson Imma compel’im to include women in the sequel, WORK!). Y recuerdo que hombres y mujeres (y seres intermedios o por fuera de ese sistema binario) están haciendo, creando y desarrollando constantemente, por lo que la cultura también cambia constantemente.

Por eso también comparto con Chimamanda un sentimiento de esperanza. Porque yo también creo firmemente en la capacidad de los seres humanos para reformularse a sí mismos para mejor.

“Sí, hay un problema con la situación de género hoy en día y tenemos que solucionarlo, tenemos que mejorar las cosas. Y tenemos que mejorarlas entre todos, hombres y mujeres”

Esta autora propone empezar el cambio con la educación. Educando a nuestros hijos e hijas en el feminismo. En un par de páginas esboza un adecuado panorama de cómo estamos educando a la siguiente generación: educamos a las mujeres para que sean dóciles y pequeñas, para que agraden a los hombres, para que pongan al hogar y a la familia como prioridad, para que se avergüencen de su cuerpo y de su sexualidad. Mientras, educamos a los varones para que sean ambiciosos, individualistas, atrevidos.

Sé que muchos todavía estamos desaprendiendo cuestiones machistas y heteronormativas que tenemos internalizadas desde siempre, porque es lo que nos inculcó la familia, el sistema, la sociedad. Creo que leer este pequeño ensayo es un GRAN paso para abrir los ojos a estas cosas, desde el hecho de que se trate a la mujer como un producto hasta a los micromachismos cotidianos que pasan muchas veces desapercibidos y que tal vez muchos asumen como cotidianidad universal intangible e inmutable.  

Si la palabra “feminismo” te asusta, dale una oportunidad primero al diccionario y después a este discurso. Y si vos, como yo, ya estás rabioso o rabiosa y querés ser parte del cambio y no sabés cómo empezar a seguir el consejo de Chimamanda, el viernes que viene que  te traigo la reseña de “Cómo educar en el feminismo”.


Les dije que este post era una invitación, así que acá se las resumo: Los invito a que lean el libro. A que marquen el libro. A que estudien el libro. A que hablen y debatan sobre el contenido del libro. Y después díganme, ¿no creen que todos deberíamos ser feministas?

13 comentarios:

  1. Cada vez que leo una entrada tuya te amo más. Tengo muchísimas gana de leer este libro desde que salió, y ahora que veo que te gustó (y aprovechando que es mi cumple y me regalaron plata) voy a ir corriendo a la librería a comprarlo.
    Ya estoy esperando la reseña de "Cómo educar en el feminismo" muy ansiosa.
    Besos, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyy FELIZ CUMPLEAÑOS!!! Y muchas gracias! Me hiciste ruborizar jajajajjaaja! En unos días la reseña de Cómo educar, con otra invitación ;) Espero que lo puedas leer! Son súper baratos y re cortitos!
      Otra vez, FELIZ CUMPLEEEEE y gracias :3

      Eliminar
  2. Hola hermosa! Que bueno que hiciste esta entrada porque para serte super sincera... este no seria un libro que compraría nunca si lo viera en una librería. Tu forma de plantearlo me da la sensación de que puede llegar a gustarme. Me gusta pensar que puedo darle una oportunidad a algo bien desconocido para mi porque aunque quizás me hubiera considerado feminista antes la verdad es que no estoy muy segura de que significa por completo. Me lo anoto bella! Nos leemos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nea! Que lindo lo que decís :) Espero que puedas leerlo porque, realmente, Chimamanda reconoce que la palabra "feminista" viene con una connotación negativa y explica muy bien por qué eso no es acertado. Creo que con éste y con "Cómo educar en el feminismo" vas a quedar encantada y vas a volver a decir sin ninguna clase de vacilación "soy feminista". De verdad espero que puedas leerlos! Cuestan apenas unos $159 c/u y se leen en un ratito :)

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Solo he leído Americanah de esta autora y me gusto muchísimo, probablemente este sea el siguiente que lea de ella :D

    También vengo a decirte que vi que participas en la iniciativa seamos seguidores y ya te sigo desde:
    annie-pm.blogspot.com
    Muchos saludos y nos estamos leyendo ♥

    -annie

    ResponderEliminar
  5. Hola! Me parece muy interesante este libro, me lo apunto!

    enfermeralectora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Holaa!!
    No leí nada de esta autora ni ningún libro sobre el feminismo. Tengo 15 años y quiero aprender sobre este tema y su significado. Conozco a mucha gente machista que dice que las mujeres y los homosexuales no deberían trabajar como policías, bomberos u otra profesión en la que se requiera un esfuerzo físico porque son débiles. Siempre defendí mi postura que era: el hombre y la mujer tienen los mismo derechos. Y otra cosa es que somos todos diferentes físicamente y mentalmente.
    Tal vez me pueda considerar feminista pero primero quiero saber más sobre este tema.
    Tengo muchas ganas de leer los libros de Chimamanda pero antes quiero leer tu reseña. Después de que la les veo si agrego sus libros a mi lista de "los próximos libros que me voy a comprar".
    Me encantó esta entrada, nos leemos!!
    Besos♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola linda! ¡Qué lindo comentario! Espero poder convencerte con la reseña del viernes y que les des una oportunidad a los libros de Chimamanda, pero especialmente al feminismo. Sé que hay mucha mala información dando vueltas, y sé que el término asusta, pero te juro que es una ideología maravillosa y estoy segura de que vas a sentirte muy identificada con todo <3

      Eliminar
  7. Belú querida... es una autora que tengo muchísimas ganas de leer, ya está en mi lista de compras. Cuando lo lea vengo y dejo un comentario más 'chulo'. Aplaudo estas líneas: "Si la palabra “feminismo” te asusta, dale una oportunidad primero al diccionario y después a este discurso".

    Ahora, por fin te pasaste a blogspot.

    Abrazos literarios, pequeña alma derrapera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gabbs!!! Ayy, pensé que esa frase me iba a llenar de haters, pero es lo que me sale de lo más profundo de mi alma, te juro! Espero que la puedas leer pronto así charlamos de esta genia <3
      Y siii, blogspot! jajajajajaja

      Eliminar